Impacto de la Malnutrición en la Salud y el Desarrollo

Los niños mal alimentados experimentan retrasos en el desarrollo, pérdida de peso y enfermedades como resultado de un consumo inadecuado de proteínas, calorías y otros nutrientes. Debido que a los niños huérfanos e institucionalizados pueden experimentar una o varias deficiencias de macro y micronutrientes, están en riesgo de sufrir una variedad de complicaciones a corto y largo plazo.

Implicaciones a Corto Plazo

Debido a que ocurre tanto desarrollo en los primeros años de vida, las deficiencias de nutrientes pueden tener importantes implicaciones a corto plazo en niños jóvenes.

Implicaciones de inmunidad

La mala alimentación puede comprometer gravemente el sistema inmune de un niño, haciéndolo más susceptible a enfermedades infecciosas. Especialmente en instituciones con prácticas sanitarias deficientes, los niños están vulnerables a infecciones por parte de otros niños o de sus cuidadores. En particular, el zinc, el hierro y la vitamina A están asociados comúnmente con funciones inmunes debilitadas.

Implicaciones de crecimiento

Las deficiencias de nutrientes y las infecciones gastrointestinales generalmente ocurren al mismo tiempo en los huérfanos. Un niño puede contraer una infección debido en parte a un estado nutricional deficiente. A su vez, una infección gastrointestinal coloca al niño en un riesgo aún mayor de deficiencias de nutrientes porque estos no pueden ser absorbidos apropiadamente. Consecuentemente, una deficiencia de nutrientes combinada con una infección puede causar retraso en el crecimiento.

Además, una deficiencia de un nutriente puede conducir a una deficiencia de otro nutriente. Por ejemplo, deficiencias de hierro, magnesio y zinc pueden causar anorexia y por lo tanto resultar en una ingesta reducida de otros nutrientes importantes tales como proteínas. Un bajo consumo de lípidos también puede afectar la absorción de importantes vitaminas liposolubles (solubles en grasa) tales como las vitaminas A y D. Las deficiencias de zinc y de proteínas pueden retrasar el crecimiento y desarrollo óseos, poniendo al niño en riesgo de complicaciones a largo plazo.

Implicaciones a largo plazo

Las implicaciones a corto plazo de la malnutrición eventualmente dan lugar a complicaciones a largo plazo, tales como retrasos cognitivos y de crecimiento.

Implicaciones en el Crecimiento

La malnutrición no solo impacta en el crecimiento a corto plazo, sino que también puede limitar el crecimiento óseo total.
Además, los niños clasificados con baja altura para su edad (crecimiento retrasado) podrían no recuperar nunca su potencial de crecimiento si continúan viviendo en una situación de privación de nutrientes.

Implicaciones cognitivas

La malnutrición afecta negativamente el desarrollo cerebral causando atrasos en los desarrollos motrices y cognitivos, tales como:

  • Trastorno por déficit de atención
  • Desempeño escolar disminuido
  • Bajas puntuaciones de Cociente Intelectual (CI)
  • Deficiencia de la memoria
  • Problemas de aprendizaje
  • Aptitudes sociales reducidas
  • Desarrollo reducido del lenguaje
  • Habilidades para resolver problemas reducidas