Prácticas alimentarias sanas

La Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que un 88% de los casos de enfermedades diarreicas en todo el mundo son causados por falta de saneamiento e higiene de agua. Los niños huérfanos están en riesgo ante enfermedades transmitidas por los alimentos o el agua pues viven en instituciones, familias adoptivas o comunidades que carecen de acceso a fuentes de agua potable, y tienen prácticas de saneamiento e higiene muy pobres. Para muchos niños huérfanos, las enfermedades y la malnutrición ocurren como un ciclo interminable: las enfermedades aumentan el riesgo de padecer malnutrición y la malnutrición aumenta el riesgo de contraer enfermedades. La diarrea combinada con la malnutrición puede debilitar el sistema inmunológico de un niño y ponerlo en riesgo ante otras enfermedades, tales como las infecciones respiratorias agudas (IRA). De acuerdo con UNICEF, las IRA y la diarrea combinadas son causantes de dos tercios de la mortalidad infantil en todo el mundo. Afortunadamente, la mejora del saneamiento y de las prácticas de preparación de comidas en escenarios de carácter institucional y adoptivo puede contribuir a reducir el riesgo de los niños huérfanos ante las enfermedades y la malnutrición.

Averigüe más sobre: