Bajo peso al nacer

El bajo peso al nacer (BPN) se da cuando un niño pesa menos de 2500 gramos al nacer (5 libras 8 onzas).

Causas

El BPN puede ser ocasionado por un nacimiento prematuro (comúnmente determinado como tal cuando es previo a las 37 semanas de gestación) o que el lactante sea pequeño para su edad gestacional (con un ritmo lento de crecimiento prenatal), o una combinación de ambos.

Consecuencias

El BPN está estrechamente asociado con la inhibición del crecimiento, un pobre desarrollo cognitivo, y enfermedades crónicas o discapacidades más tarde en la vida. El BPN es un importante pronosticador de la salud y supervivencia del recién nacido y se lo asocia a un riesgo más alto de mortalidad infantil.

Alimentación de bebés con bajo peso al nacer

Alimentar a bebés con BPN puede representar un desafío. Ellos fácilmente pueden caer en un ciclo de no comer suficiente, volverse más débiles, y como resultado volverse todavía más difíciles alimentarlos. Los bebés con BPN están riesgo de malnutrición. Adicionalmente, es típico que los bebés con BPN requieran de una alimentación más densa en calorías en comparación con bebés a término.

Problemas potenciales:

  • Pocas energías para alimentarse. Puede caer dormido en medio de una comida.
  • El bebé se irrita con facilidad durante la comida.
  • Toz, náuseas y esputos frecuentes durante o después de la comida.
  • El bebé no ingiere suficiente fórmula en cada comida.

Potenciales soluciones:

  • En algunos lactantes, los niveles de oxígeno se tornan bajos durante las comidas, reduciendo su resistencia y llevándolos a quedar dormidos. Estos infantes se beneficiarían del uso de oxgíeno suplementario durante las comidas. De no conseguir oxígeno suplementario, maneje el ritmo del niño, permitiéndole descansos en medio de la comida para que mantenga el estado adecuado de oxígeno. Hable con un médico sobre el tema de las necesidades de oxígeno si le preocupa.
  • El bebé podría sentirse abrumado al haber demasiada actividad a su alrededor mientras se alimenta, durmiéndose para evitar el ruido, la luz, la actividad, etc. Una de las posibles soluciones para ello es reducir la exposición a la luz, el ruido y el movimiento mientras come. Alimente al bebé en un lugar oscuro y tranquilo si es posible.
  • Suministre comidas más pequeñas y frecuentes para incrementar la cantidad de calorías consumidas. Por ejemplo, los bebés pueden ser alimentados cada 2 horas en vez de cada 3 horas, o se les puede dar una comida en medio de la noche, aún si ellos suelen dormir toda la noche.
  • Algunos bebés con BPN se benefician de fórmula especializada que viene concentrada; contacte a un pediatra o a un dietista pediátrico si cree que también pueda ayudar a su niño.
  • Algunos lactantes con BPN asocian la alimentación con experiencias traumáticas de alimentación sufridas anteriormente en sus vidas. Algunos lactantes pueden superar esta etapa gracias a los esfuerzos consistentes de sus cuidadores en pro de hacer de la hora de la comida un tiempo placentero. Alimentarlos por la fuerza sólo empeorará el problema.
  • El flujo de leche desde la botella puede ser demasiado rápido o demasiado lento. Un cambio de tipo de tetina puede ayudar en este problema.
  • Trabaje con un terapeuta del habla pediátrico que se especialice en la alimentación infantil para abordar cualquier preocupación.

Averigüe más sobre la alimentación óptima para lactantes con BPN en esta publicación de la Organización Mundial de la Salud.

» Volver Arriba