Síndrome Alcohólico Fetal

El Síndrome Alcohólico Fetal (SAF) es una malformación congénita ocasionada por el alto consumo de alcohol durante el embarazo. Los efectos sobre el feto incluyen deformidad facial, bajo crecimiento (peso, longitud y perímetro cefálico) y disfunción del sistema nervioso central. Consumir alcohol durante las primeras 8 semanas de embarazo ocasiona el peor riesgo, pero puede ser dañino durante cualquier etapa del embarazo. Los niños con SAF pueden padecer dificultades cognitivas y conductuales tales como mala memoria y comprensión, además de hiperactividad y agresividad.

Los niños con SAF pueden tener dificultades cognitivas y conductuales tales como memoria y comprensión deficientes, además de hiperactividad y agresividad.
Los infantes con SAF pueden tener problemas para lograr objetivos de nutrición y crecimiento por varias razones, incluyendo:

  • Succión mala o débil
    • el infante debe esforzarse demasiado para mamar leche o fórmula infantil a través de un biberón
  • Irritabilidad generalizada
    • el infante “pelea” al ser alimentado o presenta algún otro desafío a la hora de la comida
  • No logra crecimiento sano
    • bajo peso, longitud o peso para la longitud

Si un infante no logra crecer sanamente, se necesitan más calorías para estimular un crecimiento compensatorio. Si el niño además lucha contra un impulso débil de mamar o irritabilidad, puede ser difícil satisfacer sus necesidades calóricas para estimular el crecimiento deseado.

Si un infante o niño mayor con SAF presenta alguna de las dificultades relacionadas con la alimentación descritas arriba, puede que un equipo completo de alimentación sea útil. Los equipos de alimentación están conformados por un doctor, una enfermera, un dietista y un terapeuta ocupacional o del lenguaje que se especialicen en terapia de alimentación. El equipo puede ayudar a satisfacer las necesidades médicas y conductuales del niño y crear un plan que le ayude a desarrollarse y crecer de la mejor manera posible.

Para algunos niños, el crecimiento compensatorio puede lograrse a través de fórmulas infantiles altamente calóricas además de la adición de calorías a otras comidas de bebé. Algunas veces es necesario que un niño sea alimentado vía tubo gástrico para estimular una ganancia de peso y crecimiento apropiados.

Los niños con SAF pueden seguir teniendo problemas de crecimiento durante su vida entera. Con una buena intervención, es posible lograr una relación peso para la longitud normal en los infantes (o un Índice de Masa Corporal normal en niños y adultos). Sin embargo, es posible que los niños sigan teniendo una longitud para la edad y un perímetro cefálico bajos aún hasta la adultez.

Para mayor información: