Dieta de Transición: de Recién Nacido a Niño Joven

A medida que los infantes crecen y se desarrollan convirtiéndose en niños jóvenes, sus necesidades nutricionales cambian. Al incrementarse su altura y peso, también lo hace la necesidad de calorías y nutrientes. En cuanto a desarrollo, gradualmente adquieren la capacidad de alimentarse a sí mismos y manipular diferentes comidas. La transición de alimentarse solo con leche de fórmula a hacerlo con comida sólida a menudo puede ser desafiante. Lea más para conocer sobre:

Incorporación de Alimentos Complementarios

¿Qué son los alimentos complementarios?

Los alimentos complementarios son comidas que se incorporan a la dieta de un infante a partir de los 6 meses de edad. A esta edad un infante necesita más nutrientes de los que pueden ser obtenidos consumiendo solamente leche de fórmula. Los infantes deberían seguir siendo alimentados con leche de fórmula pasados los 6 meses de edad, pero también necesitarán otros alimentos.

A los 6 meses de edad, un infante debería ser alimentado 4 o 5 veces por día, además de consumir 1 o 2 refrigerios por día. Una “comida” puede ser leche de fórmula y/u otros alimentos. Los cuidadores deberían prestar atención a las señales de hambre que da el bebé para determinar cuán hambriento está. La cantidad de alimento necesaria dependerá del infante en particular y en la densidad de nutrientes de la comida ofrecida.

A medida que un infante crece, puede empezar a comer una mayor variedad de alimentos:

  • 6 meses: alimentos hechos puré, aplastados, y semisólidos
  • 8 meses: bocados (alimentos que el infante puede comer por sí mismo)
  • 12 meses: en general, los mismos alimentos que los adultos (cortados en trozos pequeños para evitar atragantarse o asfixiarse)

Contenido nutritivo de los alimentos

Es mejor ofrecer a los infantes una variedad de alimentos complementarios para satisfacer sus necesidades de nutrientes. Los siguientes son algunos de los grupos de alimentos más importantes y los nutrientes que les proveen a los infantes:

  • Carne, aves, pescado o huevos
    • Zinc, hierro
  • Productos Lácteos
    • Calcio, grasas
  • Granos/cereales y legumbres
    • Proteínas, carbohidratos
  • Frutas y vegetales (especialmente aquellos de colores oscuros)
    • Vitaminas A, B, B6, y C; folato
  • Nueces y semillas
    • Grasas
  • Agua potable

Importancia de los Alimentos Complementarios

Los infantes y niños jóvenes crecen rápidamente y requieren una dieta nutricionalmente adecuada para evitar retrasos en su crecimiento, salud y desarrollo. Los niños experimentarán crecimiento retrasado si no reciben los alimentos complementarios adecuados aún si están siendo alimentados con leche de fórmula. Una variedad saludable de alimentos también previene enfermedades e infecciones.

La consistencia de los alimentos complementarios es un factor importante en el desarrollo de niños infantes y jóvenes. Comidas más densas y sólidas tienden a tener más calorías y nutrientes. La introducción de comidas “grumosas” en el momento oportuno puede reducir el riesgo de que un niño desarrolle aversión a comidas más adelante. Por regla general, aumente la solidez de los alimentos con la edad. Si bien lleva más tiempo que alimentar con comidas semisólidas, es importante para un desarrollo óptimo de los niños.

Desafíos de la Alimentación Complementaria

A veces puede ser difícil presentar nuevas comidas a un infante. No se desanime si un niño rechaza ciertas comidas. Muchos niños necesitan ser expuestos a alimentos varias veces antes de aceptarlos. Si un infante parece desinteresado en alguna comida, intente reducir las distracciones durante la hora de comer. Aliente a los niños pero no los fuerce a comer.

Durante una enfermedad, el apetito de un infante puede disminuir. Proporciónele sus comidas blandas preferidas para alentarlo a comer. También son necesarios fluidos extras durante una enfermedad. Luego de que un infante se ha recuperado de una enfermedad, necesitará más calorías de las usuales, así que aumente la cantidad de comida o la frecuencia de esta.

» Volver Arriba

Transición de Biberón a Sólidos

¿Qué es la Transición de Biberón a Sólidos?

Es el abandono de la alimentación por biberón mediante el reemplazo de leche de fórmula por comida. Esta transición es un proceso gradual que requiere paciencia por parte de los cuidadores.

NOTA: La Organización Mundial de la Salud no tiene directrices específicas para la transición de leche de fórmula. Sin embargo, sí proveen directrices para la transición de leche materna y directrices para la introducción de alimentos complementarios en las dietas de niños que no recibieron leche materna.

¿Cuándo está listo un niño para esta transición?

Un niño está listo para intentar tomar de una taza a alrededor de los 6 meses de edad. Entre los 12 y los 18 meses de edad un niño puede abandonar el biberón completamente. Al principio del proceso de transición, puede que un niño sea capaz de sostener y tomar de una taza, pero no podrá consumir suficientes calorías de una taza solo.

Un niño está listo para dejar el biberón cuando:

  • puede sentarse por sí mismo
  • puede comer con cuchara
  • empieza a mostrar interés en alimentos sólidos

Cómo hacer que un niño abandone el biberón

  • Deje que el niño sostenga un jarro vacío a partir de los 3 hasta los 6 meses de edad. Esto le permitirá familiarizarse con el acto de sostener la taza.
  • Cuando el niño tenga entre 8 y 10 meses de edad, dele una taza para bebes (del tipo del que se toma con sorbos) en lugar del biberón durante una de sus comidas diarias. Durante una semana, dele una taza para bebés con la misma comida todos los días.
  • Cada semana, dele al niño la taza para bebés durante una comida más por día, disminuyendo lentamente el número de biberones que usa.
  • Asista al niño durante la hora de la comida ayudándolo a sostener la copa y derramando una pequeña cantidad de líquido en su boca. Alimente al niño lentamente.
  • El abandono del biberón solo es exitoso si se realiza de manera consistente. Una vez que le haya dado la taza en un horario de comida específico, no vuelva a darle el biberón en este mismo horario.
  • El abandono del biberón está completo una vez que el niño consume regularmente la misma cantidad de calorías por medio de comidas y bebidas que las que consumía previamente por medio de leche de fórmula.

¿Qué debería poner en la taza del niño?

Un niño mayor de 12 meses de edad puede beber leche entera de vaca. NO dé leche de vaca a niños menores de 12 meses de edad. Al principio, mezcle leche entera de vaca con una parte de leche de fórmula para introducir la leche de vaca en la dieta gradualmente. Es importante dar leche entera de vaca porque los niños jóvenes necesitan las grasas presentes en ella para su crecimiento y desarrollo.

Transición de Biberón a Sólidos

Hacer que los niños abandonen el biberón les permite desarrollar habilidades alimenticias importantes que usarán a medida que crezcan. Cuando aprenden a beber de tazas sin tapa también aprenden habilidades que estimulan el desarrollo del habla. Si usan biberón por demasiado tiempo, pueden sufrir caries o un desarrollo inadecuado de los dientes.

Es importante no hacer que un infante abandone el biberón demasiado temprano. Si un niño es incapaz de tomar de una taza, no podrá consumir suficientes calorías. Si su consumo de calorías disminuye, el niño podría no ganar peso, lo que es una situación complicada para un niño en crecimiento.

Consejos para la Transición de Biberón a Sólidos

  • Sea consistente con la rutina de alimentación del niño. Una vez que la taza es introducido en un cierto horario de comida, use una taza en ese mismo horario todos los días y no vuelva a usar el biberón en dicho horario.
  • Sea atento con el niño durante la hora de comer
  • Sea un modelo a seguir y deje que el niño lo vea tomar de una taza sin tapa o vaso. Los niños jóvenes imitan a los adultos, por lo que esto podría alentar el proceso de transición.
  • » Volver Arriba