Las mejores prácticas alimentarias por Edad

0-6 Meses

Los infantes de entre 0 y 6 meses de edad tienen necesidades nutricionales y alimenticias específicas de acuerdo con la etapa del desarrollo en la que se encuentran. Muchos aspectos de la alimentación de los infantes impactan directamente en un crecimiento y desarrollo adecuados, tales como:

Alimentación por Pedido

La alimentación por pedido es una técnica en la cual los infantes son alimentados cuando muestran hambre, en lugar de ser forzados a mantener horarios de alimentación. Esto puede ser desafiante para quienes se encargan de cuidar a varios infantes a la vez. Si bien puede ser estresante para los cuidadores, la práctica de la alimentación continua asegura que los infantes reciban una alimentación adecuada para su crecimiento y desarrollo.

Los cuidadores deberían estar atentos y responder a las señales de que un infante tiene hambre. Este podría:

  • Despertarse y dar vueltas en la cama
  • Chuparse el puño
  • Llorar y hacer berrinches
  • Parecer tener ganas de llorar

De manera similar, los cuidadores deberían responder a las señales de saciedad de un infante. Los infantes deberían ser alimentados hasta que indiquen que están llenos. Jamás fuerce a un infante a terminarse el biberón. Signos de saciedad incluyen:

  • Apretar los labios
  • Menor ritmo al chupar
  • Escupir la tetina
  • Esquivar el biberón

» Volver Arriba

Alimentación por Biberón

Los infantes de entre 0 y 6 meses de edad bajo cuidado en un orfanato deberían ser alimentados por biberón. La alimentación por biberón es una parte importante del desarrollo de un infante. Es a través de la interacción con un cuidador durante la alimentación que un infante desarrolla su habilidad para conectarse social y emocionalmente con otras personas.

Los cuidadores deberían sostener a los infantes al alimentarlos y solo alimentar uno por vez. Sostener a los infantes les permite hacer contacto visual y estar atentos a signos de saciedad.
Además, las investigaciones muestran que los infantes necesitan ser sostenidos para un desarrollo social apropiado.

Los biberones nunca deberían ser apoyados al momento de la alimentación, ni deberían ser permitidos en las cunas. Los infantes corren el riesgo de asfixiarse con la leche de fórmula si los biberones están apoyados. Apoyar el biberón también podría conducir a problemas de largo plazo tales como infecciones de los oídos, problemas ortodóncicos, trastornos del habla y problemas psicológicos.

Muchos infantes bajo cuidado tienen necesidades especiales o deformidades faciales que les imposibilitan ser alimentados de una manera “normal”. Para conocer más sobre estos desafíos de alimentación específicamente, haga clic aquí.

Tipos de Comida

La leche materna es considerada la mejor fuente de nutrición para infantes. La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda que los infantes sean alimentados exclusivamente con leche materna durante los primeros seis meses de vida. Sin embargo, para los infantes huérfanos, la leche materna no es una opción. En situaciones en las que no se dispone de leche materna, una leche de fórmula fortificada con hierro puede ser utilizada como sustituta. Haca clic aquí para saber más sobre la alimentación con leche de fórmula.

Los infantes menores de 6 meses de edad no deberían ser alimentados con jugo de frutas. Puede contribuir a problemas como caries, dolor e hinchazón abdominales, y diarrea. Además, tampoco deberían ser alimentados con leche de vaca. La leche de vaca es difícil de digerir para ellos y no provee las cantidades adecuadas de nutrientes necesarias para el desarrollo temprano.

Los alimentos sólidos no deberían ser introducidos en la dieta antes de los 6 meses de edad. Hacerlo demasiado temprano podría conducir a los siguientes problemas en infantes:

  • Asfixia
  • Podrían no tomar suficiente leche de fórmula
  • Un sistema digestivo no preparado para digerir alimentos sólidos
  • Mayor riesgo de anemia (poco hierro)
  • Mayor riesgo de eczema (trastorno de la piel)
  • Mayor riesgo de desarrollar alergias a comidas
  • Ciclos interrumpidos del sueño

» Volver Arriba

Cantidad y Frecuencia

Las necesidades de energía de los infantes aumentan gradualmente a medida que crecen. Entre 0 y 6 meses de edad, necesitan aproximadamente 450-650 kilocalorías por día. Si bien los infantes de esta edad deberían ser alimentados basándose en las señales que dan de tener hambre o estar saciados, aquí hay algunas directrices generales para la alimentación con leche de fórmula:

0-2 meses:

  • Alimentar de 6 a 10 veces por día
  • 60-120 ml. por biberón
  • 700-800 ml. en total por día

3-6 meses:

  • Alimentar de 6 a 7 veces por día
  • 150-180 ml por biberón
  • Hasta 1050 ml. en total por día

¿Cómo saber si un infante recibe suficiente leche de fórmula cada día?

  • El infante moja entre 6 y 7 pañales por día
  • El infante gana peso consistentemente
  • El infante se despierta por su propia cuenta para alimentarse

» Volver Arriba

6-12 meses

A medida que los infantes crecen y se desarrollan cambias sus necesidades en cuanto a:

Técnicas de Alimentación

Al alimentar infantes más grandes, todavía se pueden usar técnicas de alimentación a pedido. Las señales de hambre incluyen:

  • Mover brazos y piernas excitadamente
  • Mover la cabeza hacia la comida
  • Tratar de alcanzar la comida
  • Abrir la boca al ver comida
  • Llorar

Los infantes de 6 a 12 meses de edad pueden participar más activamente en la alimentación, y generalmente están preparados para las comidas sólidas. Los infantes que están listos para alimentos sólidos pueden:

  • Sentarse sin ayuda
  • Mantener la cabeza en alto
  • Agarrar comida con cuchara y tragarla
  • Girar la cabeza para rechazar comida

A esta edad, los infantes pueden ser lo suficientemente fuertes como para sostener el biberón por sí mismos y deberían comenzar a dejarlo en favor de los alimentos sólidos. Para saber más sobre este proceso, haga clic aquí. Mientras realizan la transición de alimentos líquidos a alimentos sólidos, los infantes de esta edad podrían también comenzar a alimentarse ellos mismos.

Aquí hay algunos consejos para ayudar a los infantes más grandes a aprender a comer exitosamente:

  • Elija comidas que sean apropiadas para la edad y la capacidad del infante.
  • 6-8 meses: alimentos hechos puré
  • 9-11 meses: alimentos aplastados, molidos y de textura suave
  • 12 meses en adelante: alimentos picados en trozos y alimentos del tamaño de un bocado que se pueda comer con los dedos
  • Asegúrese de que el niño se siente erguido mientras come. Las sillas altas son las mejores.
  • Nunca deje al infante solo mientras come.
  • Háblele con calma y aliente al infante mientras este come. Haga contacto visual.

» Volver Arriba

Tipos de Comidas

Durante este período, los infantes se encuentran en un mayor riesgo de malnutrición porque crecen muy rápidamente. A esta edad, los infantes no pueden recibir todos los nutrientes que necesitan para crecer y desarrollarse ingiriendo únicamente leche de fórmula. Este es un momento crucial para empezar a introducir las comidas complementarias. Las comidas complementarias son alimentos sólidos ricos en nutrientes que pueden ser sumados a la leche en fórmula alrededor de los 6 meses de edad. Para un desarrollo óptimo del niño, es importante incrementar gradualmente la solidez de las comidas a medida que el niño crece. De acuerdo con investigaciones recientes, retrasar la incorporación de comidas “grumosas” más allá de los 10 meses de edad puede incrementar el riesgo de dificultades alimenticias tiempo después.

Los infantes de 6 a 12 meses de edad no deberían recibir leche de vaca. Sin embargo, los infantes de esta edad pueden incorporar jugo de frutas en sus dietas. El jugo de frutas debería ser servido en una taza — jamás en un biberón — y estar limitado a 120 ml. por día.

Cantidad y Frecuencia

Los infantes de entre 6 y 12 meses de edad deben ingerir suficiente energía (kilocalorías) para crecer y desarrollarse adecuadamente. La OMS recomienda aproximadamente 600 kcal/día entre los 6 y 8 meses, 700 kcal/día entre los 9 y 11 meses, y 900 kcal/día entre los 12 y 23 meses. A esta edad, el infante promedio debería alimentarse entre 4 y 5 veces por día y con refrigerios adicionales 1 o 2 veces por día. La cantidad y frecuencia de las comidas dependerán en última instancia del infante en particular, pero las recomendaciones generales incluyen:

6-8 meses

  • Comidas complementarias: 2-3 veces por día
  • Leche de fórmula: 700-1060 ml/día

9-12 meses

  • Comidas complementarias: 3-4 veces por día
  • Leche de fórmula: 530-880 ml/día

Por favor vea las secciones sobre la transición de líquidos a sólidos y comidas complementarias para recomendaciones adicionales con respecto a las dietas para infantes en este rango de edad.

» Volver Arriba

12-24 meses

Es normal para niños de 12 a 24 meses de edad tener un interés reducido en la comida. Su crecimiento está desacelerando, y por lo tanto también lo hace su apetito. Los niños jóvenes tienden a distraerse fácilmente a la hora de comer, prestándole atención a otras cosas en lugar de a alimentarse. Para interesar más a los niños en la hora de comer, conozca más sobre:

Técnicas de Alimentación

Los niños de 12 a 24 meses de edad generalmente tienen períodos de atención reducidos y pueden ser caprichosos con la comida que eligen. Así, es importante ser flexible y paciente durante la hora de la comida. Intente no forzar un itinerario de alimentación estricto en niños jóvenes. En cambio, preste atención a las señales de hambre de los niños y proporcione refrigerios cuando sean necesarios.

Para prevenir asfixias, alimente a los niños de 12 a 24 meses de edad solo cuando están sentados y supervisados por un adulto. Es muy fácil que se atraganten si comen al caminar. Los niños jóvenes imitan a los adultos, así que sea un buen modelo a seguir mostrando buenos hábitos alimenticios. También es más probable que los niños prueben comidas nuevas si ven a los adultos comerlas.

» Volver Arriba

Tipos de Comidas

En general, los niños de 12 a 24 meses de edad pueden comer las mismas comidas que los adultos. Sin embargo, pueden ser muy específicos con los alimentos que eligen. Es completamente normal para los niños jóvenes el rechazar todos los alimentos o el solo comer ciertos tipos de comida. Esto puede ser estresante para los cuidadores. Sin embargo, es importante ser paciente y apoyar a los chicos a la hora de comer. Cuanto más les insista a los niños para que coman una cierta comida, más probable es que la rechacen. En lugar de enfrentarse por la comida, ofrezca una variedad de alimentos saludables en cada comida y deje que los niños decidan qué comer. Saber más sobre opciones saludables de comida para niños jóvenes..

La leche es una parte importante de la dieta de un niño. Provee calcio y vitamina D para ayudar a producir huesos fuertes. Se recomienda que los niños jóvenes beban leche entera para recibir las grasas necesarias para el desarrollo cerebral.

Sin embargo, beber demasiada leche puede evitar la absorción de hierro y conducir a una deficiencia de hierro. Para prevenir la deficiencia de hierro, asegúrese de que los niños jóvenes están llevando una dieta balanceada siguiendo las siguientes consignas:

  • Limitar el consumo de leche a 470-700 ml. por día
  • Servir cereales fortificados con hierro
  • Servir comidas ricas en hierro tales como carne, aves, pescado y frijoles
  • Servir comidas ricas en hierro junto con comidas que contengan vitamina C

» Volver Arriba

Cantidad y Frecuencia

Dependiendo de la edad, el tamaño y el nivel de actividad, los niños de 12 a 24 meses de edad requieren entre 1000 y 1400 kilocalorías por día para crecer y desarrollarse adecuadamente. El niño joven promedio debería comer tres veces por día añadiendo refrigerios 2 o 3 veces por día. Los tamaños de las porciones para niños jóvenes son mucho más pequeños que las de los adultos; alrededor de ¼ de lo que come un adulto. La cantidad de comida dependerá en última instancia del individuo, pero en general se recomienda

  • 300-450 kcal/día de leche
  • 60-90 kcal/día de jugo de frutas
  • 550-950 kcal/día de comidas de mesa/comidas sólidas:
  • 6 porciones de granos/cereales
  • 3 porciones de vegetales
  • 2 porciones de fruta
  • 2 porciones de lácteos
  • 2 porciones de carne y proteínas

» Volver Arriba

Niños

Próximamente

» Volver Arriba